Cada verano la misma historia del “todo o nada”

Da la sensación que siempre que llega el verano y las vacaciones, se escuchan los típicos comentarios de “voy a sufrir este verano haciendo la dieta”, o “lo dejo para septiembre porque en verano es imposible cuidarse”.

¿Quién te dice que no puedes ser un poco más flexible donde te encuentres a gusto siguiendo buenos hábitos, sin hacer dieta, sin sentirte mal por hacer o no hacer, (o comer o no comer)? Así evitamos tirar la toalla a la primera “paella con montañeta” que te pongan delante.

Nadie te está diciendo que vayas al 100% en el cambio de hábitos. Nadie te pide, ¡resultados ya! Nadie te dice que no puedas tomar un helado. Nadie te pide que renuncies a un aperitivo. La única persona que se exige llegar al 100% eres tú.

Aquí te dejo algunos consejos para que reflexiones y pien

  • Pequeños cambios día a día: comer 2-3 frutas, incluir verduras en comidas principales, respetar las proporciones de legumbre, cereales y tubérculos…
  • Afianza cambios: plantéate un reto a la semana que te ayude a mantener buenos hábitos
  • Cuidado con el “síndrome de la galleta”: presta atención a lo que comes, si estás comiendo de manera esporádica o en poca cantidad determinados alimentos poco saludables (helados azucarados, cervezas, snacks fritos, patatas fritas, etc.), puede ser que los estés tomando con mucha más frecuencia y en mayor cantidad de la que piensas
  • Reduce: puedes enfocarte en reducir el consumo de alimentos procesados malsanos
  • Más tiempo, más activo: muévete y haz ejercicio a diario de forma saludable y haz planes más activos con amigos
  • Hidrátate: toma infusiones fresquitas si te cuesta beber agua
  • Atiende a tus niveles de hambre y saciedad: el hecho de disfrutar de la comida, no quiere decir que tengamos que comer hasta reventar

El verano puede ser un buen momento para cuidarse y mimarse y hacer cambios en la alimentación. Por eso, ahora que estás a tiempo, párate un segundo, mira la señal del “todo o nada”, piensa en qué cambios quieres hacer este verano y crea tu propio camino desde la flexibilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *