Desde el confinamiento, las consultas por Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), han ido aumentado a lo largo de los meses, en mi consulta, alrededor de un 15% en el 2020.

Detrás del “miedo a engordar”, nos encontramos con la realidad, una inseguridad y un miedo a no ser aceptado o a no saber enfrentarse a un cambio o reto.El control por la comida y el ejercicio generan cambios de composición corporal traducidos en una perdida de peso, una falsa sensación de seguridad o calma.

¿Cómo funciona el circulo vicioso de miedo-restricción-obsesión?

  • El control por la comida y el ejercicio generan cambios de composición corporal traducidos en una perdida de peso, una falsa sensación de seguridad o calma.
  • A más sensaciones placenteras, más necesidad de control a través de rituales de seguridad, (reducir comidas, comer cada ingrediente por separado, en un orden o en trocitos muy pequeños).
  • A más rituales, más restricción y perdida de peso.
  • Y más prohibiciones y desnutrición, más pensamientos obsesivos entorno a la comida y al peso y engrandecen el miedo y la inseguridad.

¿Cómo podemos, desde la consulta de nutrición, ayudar al proceso terapéutico?

  • Rompiendo rituales de seguridad con objetivos y acciones saludables.
  • Mejorando la salud a través de una alimentación individualizada.
  • Reconociendo los logros.

Parece básico, pero en la práctica es mucho más complejo. De ahí la importancia del trabajo multidisciplinar y tener claro que la nutrición es esencial para conseguir que el peso y la salud vayan mejorando, y así se reconozcan y solucionen todas esas cuestiones psicológicas que se tratan durante la terapia con el psicólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *